Subir

Sinopsis

«Una novela sobre el radicalismo que combina lo moderno con lo tradicional de la narrativa persa. Surrealista y kafkiana, su paisaje está envuelto en una atmósfera fantasmal.»
Frankfurter Allgemeine Zeitung

En la intimidad de su casa, un viejo coronel del ejército del Shah repasa los momentos más trágicos de su vida durante uno de los acontecimientos más importantes de la historia de Irán, la Revolución islámica. Recuerda cómo los otros protagonistas, sus hijos, fascinados de un modo u otro por las promesas de libertad y cambio, se convierten en víctimas. El derramamiento de sangre, la prisión, la tortura, la guerra y, finalmente, unos deseos de libertad frustrados conducen a algunos de los protagonistas a su trágico final, mientras que a otros los condena a una muerte en vida: «No soy nadie. No existo. No soy hijo de nadie, no pertenezco a ningún lugar. Yo existo solo para negar mi existencia y mi única baza será elegir cómo y cuándo morir para que nadie pueda gozar del placer de matarme». La pesadilla no parece tener fin…
Subir

Leer fragmento

Cubierta en alta resolución
Compartir en Facebook
Avísame
Deseo recibir información cuando se produzcan novedades editoriales sobre:
Autor:
Mahmud Dowlatabadí
Tema:
Novela contemporánea - literatura extranjera
Colección:
Nuevos Tiempos
Interesante

Ediciones Siruela S.A. reservados todos los derechos.
c/ Almagro 25. 28010 Madrid. España
Telf. +34 91 355 57 20 - Fax +34 91 355 22 01



 



Creación de un sistema de adaptabilidad de la página web de ediciones Siruela para dispositivos móviles en todos sus formatos para impulsar la comercialización de contenidos culturales legales e implementación de los recursos tecnológicos necesarios. Actividad subvencionada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.




De conformidad a la Ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno se comunica que Ediciones Siruela ha percibido una ayuda del Ayuntamiento de Madrid para asistir a Ferias Internacionales del sector del libro.

Legal